Conoce la isla de Formentera

Ponemos a su disposición nuestra guía de Formentera para viajeros que quieran disfrutar al máximo de esta maravillos isla. Esta información esta divida en cuatro apartados en los cuales encontrará la siguiente información:

  • Formentera: información general sobre la isla.
  • Gastronomía: cocina de Formentera y productos típicos.
  • Playas: descripción, localización, como llegar y puntos de interés de cada playa.
  • Debes saber: transporte, lugares para ir de compras, calendario de fiestas y mucho más.

 

  • Información General

    Formentera tiene una superficie de 82 kilómetros cuadrados, incluidos sus islotes adyacentes. Estamos ante un territorio casi plano, unido por una estrecha franja de tierra entre la parte más alta al este, la Mola, con una cota de 192 metros de altura sobre el nivel del mar, y otro promontorio al sur, es Cap de Barbaría, cuya máxima altura se sitúa en la torre Guillem, con 107 metros. Otra de sus características son sus zonas húmedas, al norte y al noroeste, que forman parte del Parque Natural de ses Salines de Eivissa y Formentera, dominados por dos estanques: s’Estany Pudent y s’Estany del Peix, ambos comunicados con el mar.

    Existen varios núcleos de población, aunque la mayoría de los habitantes viven en las zonas rurales, a las que se accede mediante una amplia red de caminos rurales que permiten llegar a todos los rincones,  recorriendo el paisaje interior salpicado de casas. Los principales ejes viarios giran en torno a tres carreteras, con algunas variantes. La carretera principal nace en el puerto de Formentera, en la localidad de La Savina, y cruza toda la isla de oeste a este, hasta llegar al faro de la Mola.Su longitud es de 19,5 kilómetros. Existe otra vía que recorre la zona norte y comunica la Savina con es Pujols y Sant Ferran, cruzando por las salinas. 

    En el puerto se concentran todos los servicios náuticos que cualquier aficionado puede desear. Además de dos puertos deportivos, existen  escuelas de buceo y de náutica para practicar windsurf, kitesurf, kayak de mar y vela ligera. Por supuesto, varias empresas aquí localizadas, ofrecen excursiones por mar, o la posibilidad de alquilar embarcaciones tanto de vela como de motor.

    A poco más de dos kilómetros se encuentra la principal localidad es Sant Francesc Xavier, donde se concentra gran parte de la actividad administrativa y de servicios. En este pueblo se encuentra la Casa Consistorial, la Oficina de Atención Ciudadana, la iglesia fortificada del siglo XVIII, varios centros educativos, incluido el Instituto de secundaria, el Hospital, así como la zona deportiva, con piscina cubierta y el moderno polideportivo ‘Antoni Blanch’. Los equipamientos culturales también se localizan aquí, con la sala de exposiciones, el cine, el centro artesanal y mercado campesino ‘Gabrielet’. Es conveniente, en los meses de verano, en caso de desplazarse en coche o moto, dejar el vehículo en algunos de los aparcamientos públicos, ya que el centro de la localidad es totalmente peatonal. El centro del pueblo se sitúa en la plaza de la Constitución, con la iglesia y la sede del Consell Insular de Formentera.

    Desde aquí sale la tercera carretera hacia Es Cap de Barbaria y a medio camino la bifurcación que lleva a Cala Saona,una playa muy característica, situada al oeste y jalonada de casetas de pescadores desde donde se ve una espléndida puesta de sol.

    Volviendo a Sant Francesc y siguiendo por la carretera principal a 2,5 kilómetros llegamos a Sant Ferran de ses Roques. Este pueblo, situado en el centro de la isla ofrece en verano varios puntos  de interés. Uno de ellos es la mítica Fonda Pepe, uno de los pocos establecimientos que mantiene el genuino estilo de los años cincuenta y sesenta, cuando los jóvenes inconformistas procedentes de Estados Unidos y Europa descubrieron Formentera para el mundo. Fueron los años del movimiento hippie, cuando a finales de los años sesenta se produjo el descubrimiento de la isla por parte de toda una generación que dejó tras de si aires de libertad, tolerancia y una forma de relacionarse en paz y respeto con el entorno que sigue siendo una de las claves del éxito de la isla. Además dejaron una estética propia que década tras década sigue siendo una seña de identidad en la moda, el arte, la música y la artesanía. Al lado de la Fonda se encuentra la plaza de la iglesia y la calle Mayor que, entre mayo y octubre, se convierte en mercado de arte, con la presencia de artistas locales que muestran y venden sus obras junto a los genuinos artesanos locales, con productos originales que llevan necesariamente incorporado el espíritu de la isla.

    Si desde aquí nos dirigimos hacia el norte llegamos a la localidad de Es Pujols, con la única playa urbana de la isla. Esta localidad cuenta con gran cantidad de comercios y de locales de ocio, incluidas las únicas dos discotecas de la isla, junto a una amplia oferta de bares musicales.

    Siguiendo por la carretera principal enfilaremos hacia la Mola para pasar por la franja más estrecha de la isla que nos lleva hasta Es Caló de Sant Agustí.  Este recorrido es digno de mención ya que encontraremos, en el lado sur toda una sucesión de campos de cultivo separados por las típicas paredes de piedra seca. Destaca sin duda la presencia de las higueras, árbol típico de Formentera, que en esta zona presenta ejemplares únicos por su envergadura y belleza. Es Caló fue el primer puerto de la isla para convertirse posteriormente en un típico puerto de pescadores donde el anfiteatro de casetas varaderos de barcos de pescadores se abre a un recoleto puerto. 

    Poco más adelante empieza la subida a la Mola, el único desnivel importante de la isla que se alcanza serpenteando una estrecha carretera. A medio recorrido está el mirador con una de las vistas panorámicas de la isla más fotografiadas.

    Superado el desnivel el viajero se adentra en un altiplano coronado por el pueblo deElPilar de la Mola. Una pequeña concentración de casas y negocios, en el que destaca en verano el mercado de Artesanía, que abre los miércoles y domingos por la tarde. Este fue el primer mercadillo hippie que se organizó de forma espontánea a principios de los años ochenta de la mano de un grupo de artistas y artesanos que con el paso del tiempo se han convertido en reconocidos creadores. Este espacio de artesanía ofrece además animación musical y espectáculos de calle que contribuyen a mantener el ambiente que inspiro sus orígenes.

    Más allá del Pilar está el faro de la Mola, el punto más al este de la isla, bajo el que se levantan impresionantes acantilados. Es uno de los lugares recomendados para observar la salida del sol, un espectáculo al que solo llegarán lo más madrugadores.

    Pero además de la variedad y diversidad del paisaje de Formentera quizá lo más apreciado sea algo que no se ve, intangible con los sentidos, pero que se siente en el espíritu y que finalmente se lleva uno en  su memoria para siempre. Es la isla invisible, la parte más íntima, relacionada con sensaciones mágicas, de emoción, tranquilidad, paz y libertad. Todo en un entorno geográfico irrepetible tanto por la calidad y transparencia del mar que la rodea como por la luz irrepetible que ofrece el Mediterráneo en esta agua. Formentera ofrece en definitiva un entorno único, comparado hasta la saciedad con el paraíso, pero que al fin y al cabo esconde un secreto que cada visitante debe descubrir para conocer su isla.

    [ver más]
  • Sabores del Mediterraneo

    La cocina de Formentera combina los más antiguos sabores del Mediterráneo con las más atrevidas variaciones que ofrecen los numerosos establecimientos que con el paso del tiempo han fijado una determinada forma de cocinar más allá de la llamada cocina internacional, tan en boga durante más de una década, pero que ya forma parte de la historia.

    Hoy los restaurantes han apostado por la calidad, incorporando en sus cartas nuevas propuestas en donde los productos autóctonos siempre están presentes. Entre ellos la base de la dieta local se ha basado en el pescado, las verduras, los cereales, las legumbres, el cordero, el cerdo.

    Con esa base, Formentera ha forjado su propia gastronomía. El principio de la misma es su simplicidad en la elaboración y su calidad en los productos, especialmente pescados y mariscos que a diario captura la flota artesanal de pesca local, cuya base se encuentra en el puerto de la Savina.

    ‘Peix Sec’, miel, higos, queso.

    Tradicionalmente los pescadores han secado el pescado para aprovecharlo, conservarlo y consumirlo todo el año. Hoy está práctica se ha convertido en un atractivo gastronómico y ha obtenido el aval «Arca del gusto», otorgado por la organización internacional Slow food. Los peces más utilizados para la elaboración de este típico pescado seco, ‘peix sec’, son:rayas, musolas y cazones. El proceso de transformación comienza por cortar el pescado, sin quitarle la piel, para dejarlo a continuación en salmuera durante una hora. Luego, los filetes de pescado se dejan secar al sol, colgado de una sabina seca que se llama ‘parrera’. Una vez seco se tuesta al fuego, se desmenuza y conserva en envases de vidrio con aceite de oliva. 

    Productos de la tierra

    La isla esconde otros productos como el vino, la miel, el queso, los higos, la sal y el licor de hierbas. En los últimos años el vino de la tierra de Formentera ha conseguido su reconocimiento de público gracias al trabajo realizado por la bodega Terramoll, en la Mola, y por la de es Cap de Barbaria, que producen una selecta gama de caldos que responden al desarrollo de la antigua viña autóctona de la isla, con la incorporación de variedades típicamente mediterráneas. El resultado son unos vinos  intensos pero a la vez frescos.

    Existe una numerosa cabaña bovina que se alimenta del cereal que se cultiva en los campos cercanos. El resultado es un cordero distinto en el sabor, en el que la cría natural está muy presente.

    Otros frutos del campo muy presentes  son los higos y las almendras que se combinan en platos de cocina y en una amplia gama de postres.

    Ensalada payesa y platos tradicionales.

    Entre los platos que forman parte de la identidad gastronómica está la ensalada payesa, elaborada con pescado seco; el frito de pulpo, el sofrito payés con carne y patatas; los calamares a la ‘bruta’, consistente en un sofrito en su tinta y el ‘bullit’ de pescado, a base de un guisado con patatas. Pero además, los arroces son cocinados en todas sus variedades, con maestría, y unos ingredientes a prueba de los paladares más exigentes son sin duda uno de los platos que más aceptación tiene. 

    Los frutos del Mediterráneo

    Los pescados frescos en todas  sus variedades están siempre presentes en las cartas de los restaurantes locales. Aquí la oferta depende muchas veces de la pesca del día anterior. De esa forma los cocineros se aseguran productos de primera calidad. 

    En cuanto a los mariscos, reina la langosta en todas sus posibles formas de ser cocinada y presentada.

    Toda esta variedad gastronómica quedará, sin duda, como uno de los recuerdos más gratificantes en la memoria del visitante, que enriquecerá su recuerdo de Formentera con la sensación que han dejado estos platos y sabores.

    [ver más]
  • Playas

    El secreto de Formentera está en sus playas y su mar, en la transparencia de sus aguas y en la calidad de la arena que cubre su litoral. Pero más allá de esa imagen paradisiaca, el visitante sensible, observador y amante de la naturaleza percibirá una sensación intangible, difícil de describir con palabras y que se traduce en un sentimiento que permanecerá para siempre en su memoria. Es magia. Por eso Formentera es la isla invisible del Mediterráneo.

    Buena parte de ese secreto radica en lo que no se ve. Es el bosque sumergido que cubre los fondos marinos que rodean la isla. Es el pulmón de oxígeno que garantiza la transparencia de las aguas y la fijación de la arena en sus playas, es lo que hace diferente, única y extraordinaria a esta isla. En ese bosque sumergido habita el ser vivo más longevo del planeta, la Posidonia oceánica, una planta marina capaz de generar oxígeno y atrapar carbono. Un bien natural catalogado por la Unesco en 1999 en la declaración de Ibiza Patrimonio de la Humanidad, y protegido como especie por leyes nacionales e internacionales. Las praderas de posidonia son la joya más valiosa que la naturaleza ha regalado a Formentera y por eso hay que respetarla, protegerla y cuidarla.

    Las playas
    Cavall d’en Borrás- Ses Illetes y Llevant.
    Esta es la línea de playa más codiciada del Mediterráneo tanto por los bañistas como por los amantes de la náutica. Esta larga franja litoral incluye la playa de es Cavall d’en Borrás, ses Illetes y es Trucadors, en pleno Parque Natural de ses Salines de Eivissa y Formentera. Todas estas playas miran al oeste salvo la de Llevant, al este, separada por una fina y frágil franja dunar. Esta playa es menos frecuentada pero igualmente sublime, tanto por la calidad de sus aguas como por la fina arena que la cubre.
    Los peatones, los ciclistas y los vehículos de propulsión eléctrica pueden acceder libremente a todas las playas de la zona. Al llegar se encontrarán con un control de acceso al Parque Natural donde las motos, los coches y los quads pagan una tasa de aparcamiento, cuyo precio varía según la época del año. En pleno mes de agosto pueden surgir problemas para acceder al interior de esta zona debido a que todas las plazas de aparcamiento quedan ocupadas por lo que se cierra, por falta de espacio.
    En este enclave el bañista tiene una amplia oferta de servicios de playa, hamacas, sombrillas, escuela de vela y varios chiringuitos y restaurantes que ofrecen platos típicamente mediterráneos, destacando el marisco y los arroces.
    Estas playas son las más frecuentadas de Formentera, sobre todo en pleno mes de julio y agosto. Sin embargo, el resto de la temporada la afluencia de visitantes ejerce mucha menos presión en este entorno natural. Por eso en temporada baja y media, la zona oeste se convierte en el escenario real de muchos sueños, sobre todo cuando el sol se esconde tras la limpia línea del horizonte ofreciendo un espectáculo visual diferente cada día, con el despliegue de toda la gama de colores, desde el naranja hasta el violeta.

    Restaurantes y quioscos
    El Tiburón: Quiosco restaurante situado entre los pinos de la playa de Cavall d’en Borras. Comida internacional y elaborados cócteles. Perfectas puestas de sol.
    Es Molí de sal: Restaurante situado en el antiguo molino de las salinas, en el Parque Natural, con vistas privilegiadas. Especializado en comida mediterránea, langosta, pescado y arroces. Es uno de los imprescindibles.
    El Pirata: Quiosco restaurante situado al principio de la playa de ses Illetes. Langosta, caldereta de marisco y pescado con todo el sabor del mar en una carta en la que no falta de nada.
    Joan y Andrea: Restaurante situado en el centro de la playa de ses Illetes. Paella, langosta, pescado y todo tipo de arroces. Conviene reservar.
    Es Ministre: Otro establecimiento clásico al final de ses Illetes, con una amplia terraza que mira al mar y una carta especializada en comida mediterránea.
    Tanga: Restaurante situado en la privilegiada playa de Llevant, en el Parque Natural de ses Salines, situado en una zona dunar mira al Este. Trato directo y familiar que no renuncia a la genuina comida tradicional con una amplia carta.
    Levante: Quiosco de madera pero con amplia terraza perfecto para todo tipo de comidas en familia.

    Sa Roqueta-Es Pujols
    La costa de Formentera continúa al este con una serie de calas, en forma de media luna, separadas por zonas rocosas y protegidas de la fuerza del mar por arrecifes naturales. En sa Roqueta se ubican una serie de establecimientos hoteleros que se caracterizan por la privacidad y tranquilidad que ofrece su entorno. Avanzando hacia el este se llega a la bahía de es Pujols, la única playa urbana de Formentera. Aquí las posibilidades se multiplican ya que el entorno del pueblo es el que más oferta de alojamientos, apartamentos y hoteles y servicios concentra de la isla. Las tiendas de moda se suceden con los restaurantes, bares, cafeterías y discotecas, proyectando la imagen más comercial y tópica relacionada con las vacaciones.

    Restaurantes:
    La oferta de es Pujols es tan amplia como variada al ser la única playa urbana de la isla. Se concentran todo tipo de restaurantes, bares y cafeterías, para todos los gustos y estilos.
    Destacan los restaurantes Sa Varadero, Es Pinatar, Es Capri, Ma viey el Caminito a las afueras, especializado en cortes de carne argentina a la brasa.

    Cala Saona
    Esta Cala situada al oeste de Cap de Barbaria, es la más recoleta y acogedora. Cuenta con varios establecimientos de restauración y servicios de playa. Se presenta como una media luna ante el mar, rodeada a ambos lados por varias casetas de barcas de pescadores, declaradas Bien de Interés Cultural (al igual que el resto que jalonan la costa formenterense), y que nos remontan a la tradición pesquera de los habitantes que se sigue manteniendo con una eficaz flota local. Esta playa por su acceso al mar es muy recomendable para niños y personas mayores ya que la entrada al agua resulta muy cómoda.

    Restaurantes y quiosco:
    Restaurante Sol, especialidad en arroces y pescado fresco.
    Restaurante Chacala, comida internacional.
    Quiosco Cala Saona: Comida casera y cócteles a la puesta de sol.

    Migjorn
    Es la playa más larga de Formentera, con más de 6 kilómetros de fina arena. Comienza en la torre de defensa de es Pi des Catalá, un enclave histórico que discurre sobre toda la vertiente sur de la isla. Se trata de una playa en la que se suceden minúsculas calas, aunque es su parte central, es Ca Marí, se encuentra una amplia zona hotelera con todos los servicios. Aquí se suceden diversos tipos de alojamientos como apartamentos y viviendas turísticas que miran al sur. Al final de la misma, en la falda de la Mola, también se encuentra otro importante complejo hotelero de lujo.
    En esta zona el visitante podrá disfrutar del Mediterráneo en su esencia y tendrá durante todo el año la opción de elegir entre la costa más frecuentada y entre los lugares más recónditos y aislados.
    Otra de las características de la playa de Migjorn son sus típicos chiringuitos, abiertos a diario durante los meses de verano y durante todo el año los fines de semana. Aquí los clientes son tratados como en casa, además de contar con una amplia variedad gastronómica a su elección que ofrecen todos ellos.

    Restaurantes:
    Sa Platgeta: Restaurante ubicado en una zona privilegiada de la playa de Migjorn, al sur, cerca de la torres d’es Pi des Catalá. Trato familiar y una amplia carta para satisfacer los más exigentes paladares. Pescado fresco, marisco, paella.
    Pelayo: Típico quiosco de playa escondido en el bosque. Mantiene la tradición de los antiguos quiscos de los sesenta, con una paella como plato principal que el propietario cocina delante de los clientes y con fuego de leña.
    Sol y Luna: Establecimiento familiar con amplia terraza que mira al mar.
    Playa Real: En medio de la playa de Migjorn, arroces y pescado fresco.
    Vogamarí: Restaurante con una carta que mantiene platos de la comida tradicional de la isla, y que ofrece calidad en todas sus propuestas que concentra lo mejor de la comida mediterránea.<br/ Blue Bar: Mítico establecimiento azul, fundado a finales de los sesenta. Además de restaurante, ofrece veladas musicales a la puesta de sol, con dj’s y actuaciones en vivo.
    Fliper: Comida más elaborada y sofisticada al final de la playa, ambiente relajado y cool, con chill, y una sofisticada carta para comer y cenar.
    Es Cupinar: Cerca del Hotel Club Riu La Mola, restaurante con una amplia terraza sobre la playa y una carta a base de arroces, marisco y pescado recién capturado.
    Es Arenals: Casi al final de la playa, excelente servicio, con una oferta variada de cocina mediterránea en la que no faltan los productos del mar pero tampoco la carne con sello de Formentera, especialmente el cordero, criado en los pastos vecinos.

    Quioscos:
    En esta playa hay varios quioscos que con el paso del tiempo se han convertido en míticos.Es el caso del Sunsplash, el Pirata bus (otro imprescindible) y el famoso Quiosco de Bartolo, al final de la playa e incrustado en un acantilado bajo, en una zona privilegiada y solitaria.

    Ses Platgetes-es Caló
    Antes de llegar a la localidad de es Caló de Sant Agustí se encuentra la playa conocida como ses Platgetes, arropada al este por el acantilado de la Mola.
    Aquí el baño es especialmente placentero, la orientación de esta playa que mira al este hace que la luz que recibe, al mediodía, tiña sus aguas de un festival de colores que van del esmeralda al azul oscuro. También dispone de un chiringuito.
    A pocos metros está es Caló, el primer puerto que conectó en la antigüedad Formentera con Ibiza. Actualmente es un recoleto puerto de pescadores rodeado de casetas refugio de barcas y que mantiene la misma imagen de hace un siglo. La belleza de este entorno ha servido de inspiración a literatos y músicos nacionales e internacionales para escribir libros, pintar cuadros y componer música.

    Restaurantes:
    Pascual: Especialidad en mariscos, pescados y arroces.
    Rafalet: Establecimiento con una larga tradición en pescado fresco, calderetas, arroces y platos típicos de Formentera.
    Es Caló: Nuevo restaurante que en poco tiempo a logrado un gran prestigio por la calidad de sus platos y su variedad. Comida mediterránea.

    Quiosco
    Amoriodio: Un establecimiento situado en ses Platgetes cerca de es Caló que ofrece comida italiana, sin renunciar a la paella. Especialidad en cócteles.

    Restaurantes del interior

    El Pilar de la Mola.

    Can Toni: Restaurante situado cerca de la iglesia, con una carta de platos muy elaborados, incluso sofisticados. La propietaria es la top-model española, Eugenia Silva, que ha impreso su estilo y su gusto estético en todo el local y en la carta.
    Pequeña Isla. Carnes a la brasa, en pleno pueblo.
    Sant Ferran.
    Pizzería Macondo. Veterano y exitoso local con una amplia carta de comida italiana y pizzas.
    Fonda Pepe: Su restaurante es un clásico, platos abundantes. Especialidad en pescados y calderetas con una variada carta de comida internacional.
    Can Forn: Pequeño restaurante con terraza exterior, especialidad en comida formenterense.

    Sant Francesc:
    En esta localidad la variedad de la oferta gastronómica es tan amplia como variada. Al ser el pueblo principal, se suceden multitud de restaurantes y cafeterías.
    Pa i Vi: Comida casera elaborada y de calidad.
    Es Marés: Restaurante del único hotel de ciudad de 4 estrellas de Formentera, en el centro de Sant Francesc. Su carta responde a las más altas exigencias e igual que su bodega.
    Ca na Pepa: Bar restaurante, especializado en desayunos y comidas. Se sitúa en una antigua casa payesa.
    Can Paciencias: Comida típica de Formentera, en un céntrico callejón de Sant Francesc.
    El Matinal: Otro imprescindible para los desayunos de todos los formatos. Empezar el día en este local es tener garantizado el buen humor, gracias a la calidad y frescura de su oferta de repostería, zumos, sándwich, cafés e infusiones.
    Cafetería Sant Francisco: Es la cafetería por definición tanto en su oferta como en la distribución de su espacio. Ofrece menú del día y una amplia carta. Comida casera.
    Can Carlos: A las afueras de Sant Francesc. Elaborada cocina italiana en un ambiente selecto donde se cuidan todos los detalles.
    Restaurante es Cap: En el cruce de la carretera de Cala Saona. Comida casera, especialidad en paellas, todo tipo de arroces, pescado fresco y platos típicos de Formentera.

    [ver más]
  • Trucos para sentirse en casa

    A Formentera solo se puede llegar por mar. El puerto de la Savina es la única entrada y salida a la isla y enlaza con el puerto de la ciudad de Ibiza todo el año. Tres compañías navieras cubren la línea entre las Pitiüses, con barcos tipo jet, más rápidos, que invierten media hora en realizar la travesía de las once millas que separan ambos puertos. También existe la línea express, cuyos barcos tardan en torno a los 45 minutos. El precio por trayecto para el pasajero (no residente) varía según el tipo de barco y compañías, y puede situarse entre los 17 euros y los 26 euros. Operan también otras navieras que cubren el transporte de vehículos y de carga. En los meses de verano Formentera cuenta con varios enlaces semanales directos con la Península (con el puerto alicantino de Denia) tanto para carga como para pasaje.

    Por el interior
    Durante muchos años Formentera ha sido considerada la isla de las bicicletas. Con el paso del tiempo y el cambio de modelo de turismo ese medio de transporte se mantiene aunque su presencia en las carreteras y caminos se ha visto reemplazada por las motocicletas y las motos que son los vehículos dominantes en la red viaria. Tanto en el puerto de la Savina como en las principales localidades existe una amplia oferta de empresas de alquiler, entre las que también se pueden encontrar vehículos eléctricos. La isla es de las pocas del Mediterráneo que cuenta con una red de puntos de carga que permite circular con vehículos de propulsión eléctrica sin temor a quedarse sin batería. Asimismo, existe un eficaz servicio de transporte público de autobús regular que enlaza los principales pueblos, zonas turísticas y playas con variedad de líneas y un razonable tiempo de espera. También se ofrece un servicio de taxi con parada en la Savina, Sant Francesc, Es Pujols y que cuenta con un número de radio-taxi.(Tel. 971 32 23 42).Ya sea a pie, bicicleta, moto o coche la recomendación es la prudencia ya que en las carreteras y caminos, con muchas intersecciones, se mezclan todo tipo de vehículos, por lo que los conductores deben saber compartir espacios y distancias. Además deben tener en cuenta que en la isla, los recorridos son de escasos kilómetros por lo que la velocidad queda en segundo plano. En Formentera, en la carretera, poco a poco.
    Los campesinos de Formentera son muy respetuosos con su entorno, con su paisaje interior, por eso conviene que si el visitante se adentra por los caminos rurales, no invada propiedades privadas ni moleste al ganado ni salte vallas.

    Hospital
    La oferta sanitaria de Formentera se concentra en el Hospital, situado cerca de Sant Francesc, que ofrece una amplia cartera de servicios, compaginando la atención primaria y determinadas especialidades, así como el área de Urgencias. En la mayoría de las ocasiones este centro hospitalario cuenta con los suficientes recursos como para atender las necesidades de la población residente y visitante. Sin embargo y en previsión de casos de enfermos o heridos que requieran de una atención más especializada y en función de su estado de salud, se activa el helicóptero sanitario de emergencia que realiza el traslado del paciente a Ibiza.
    En la Savina, Sant Francesc y Sant Ferran, existen centros médicos privados que completan la oferta sanitaria.
    La red de farmacias está formada por cuatro establecimientos situados en Sant Francesc, Sant Ferran, es Pujols y es Caló.

    Playas y vientos
    Las referencias espaciales en Formentera están marcadas por los cuatro puntos cardinales y su situación geográfica hace que la influencia de los vientos sea determinante a la hora de elegir una u otra playa, según sople. Por eso resulta sumamente útil, antes de decidirse, tener la información meteorológica y conocer la dirección del viento. De esa forma, el bañista podrá elegir las playas del oeste en caso de que sople del este y viceversa. De la misma forma ocurrirá con la de Migjorn, en caso de vientos dominantes del norte y al revés. Las principales playas cuentan con un servicio de vigilancia y socorrismo para velar por la seguridad de los bañistas. Este servicio está formado por un grupo de experimentados profesionales de rescate en el mar, especializados en reanimación y primeros auxilios, de la misma forma que cuentan con los medios suficientes como para atender pequeñas heridas y picaduras de medusas. Siempre es recomendable seguir sus instrucciones y estar atentos al color de las banderas de las playas que indican el estado del mar y si el baño es recomendable o no.

    De compras
    Casi todos los pueblos cuentan en los meses de temporada con los típicos mercadillos, además de una amplia red comercial. En Sant Francesc el horario del mercadillo que se monta en las calles aledañas a la plaza es de mañana, de lunes a sábado. En la Savina los puestos del paseo marítimo están abiertos en horario comercial, mañana y tarde. En es Pujols, el ambiente es por la noche con una amplia oferta de restaurantes y tiendas se monta el típico mercadillo con gran variedad de artículos de regalo, bisutería, joyas, cuero y ropa informal. En esta localidad se concentra también la gran cantidad de locales de ocio, como bares musicales y discotecas.
    Pero, sin duda, el mercadillo de artesanía más visitado es el del Pilar de la Mola, los domingos y miércoles por la tarde. Este espacio nació hace casi 30 años de la mano de un grupo de artesanos afincados en esta zona. Con el paso del tiempo ha ido ampliando su oferta y actualmente se encuentra todo tipo de originales artículos de artesanía que mantienen ese espíritu de la época hippy. Las tardes de mercado están ambientadas con músicos y artistas locales que ofrecen actuaciones de calle.
    En Sant Ferran también se monta un mercadillo de artesanía y otro de arte entre semana. Aquí, los creadores locales exponen y venden sus obras, de forma directa, al mismo tiempo que trabajan en los puestos que se montan en la calle Major.
    En cuanto a los comercios de alimentación existe una extensa red de supermercados de todos los tamaños y calidades. Siempre conviene fijarse en los precios de los artículos ya que la diferencia puede variar sustancialmente de un comercio a otro.

    Restaurantes y chiringuitos
    La oferta de establecimientos de restauración es tan amplia como variada, pero siempre es conveniente, para no llevarse sorpresas desagradables, fijarse antes en la lista de precios de la carta. Es cierto que existen posibilidades y opciones para todos los bolsillos, desde los restaurantes más exclusivos hasta los bares que ofrecen menús del día a precios económicos.
    Normalmente en los establecimientos cercanos al mar los precios aumentan sustancialmente, tanto en los restaurantes como en los chiringuitos que ofrecen una amplia oferta de cócteles a las puestas de sol.

    Música en directo
    Desde hace años las plazas de los principales pueblos son el escenario de actuaciones en directo. De esa forma los sábados por la noche, entre junio y septiembre, la plaza de la Constitució de Sant Francesc acoge una actuación de jazz en la que se mezclan músicos locales con visitantes.
    El escenario musical en Sant Ferran es todos los viernes por la noche, en la plaza de la Iglesia, donde los músicos más roqueros y actuales ofrecen siempre interesantes actuaciones. Aquí el ambiente invita más a la diversión y al baile.
    Lo mismo ocurre los jueves en la plaza Europa de es Pujols, con el grupo Antena Libre, que ofrece un repertorio de música del mundo, acompañado también de intérpretes invitados.

    Calendario de fiestas

    • 30 de mayo: Fiestas patronal de Sant Ferran de ses Roques, marca el inicio de la temporada turística.
    • 23 de junio: Noche de Sant Joan en el Pilar de la Mola. Fiesta mediterránea con el fuego de la hoguera como protagonista para celebrar la noche más corta del año.
    • 16 de julio: Fiesta de la Virgen del Carmen en la Savina. Es la patrona del mar y los pescadores sacan la imagen de la virgen en una procesión marínera, seguida por decenas de embarcaciones. La fiesta se repite días más tarde en es Pujols, localidad que mantiene su tradición marinera con este festejo, también incluye una ‘Flower Power’.
    • 25 de julio: Sant Jaume, Diada de Formentera. Es la fiesta popular más importante de la isla, se celebra en Sant Francesc Xavier y en su programación siempre se incluye la famosa ‘Flower Power’ que recrea el ambiente hippy de los sesenta.
    • 5 de agosto: Santa María, fiesta de la Tierra. Organizada por los jóvenes de la isla, las actividades se prolongan a lo largo del mes, con una amplia oferta cultural y musical, destaca la música electrónica y los grupos musicales que interpretan en catalán.
    • 24 de agosto: Es Caló de Sant Agustí, fiesta del pueblo que se celebra desde hace cuatro años incluye conciertos de música en vivo en este típico puerto de pescadores.
    • Septiembre. Festival Formentera Guitars, con los mejores músicos locales y europeos, se celebran en la plaza de Sant Ferran durante por lo menos dos noches seguidas.
    • 12 de octubre: Fiesta del Pilar de la Mola, Es la típica fiesta de pueblo, con su misa, procesión y concierto por la noche, con ella se cierra la temporada. Incluye la ‘Oktoberfest’, un homenaje a la fidelidad de los turistas alemanes y a los residentes.
    • 3 de diciembre: Fiesta patronal de Sant Francesc Xavier. Fiesta de invierno con oficios religiosos en honor al patrón y fiesta por la noche.
    [ver más]