Playas

El secreto de Formentera está en sus playas y su mar, en la transparencia de sus aguas y en la calidad de la arena que cubre su litoral. Pero más allá de esa imagen paradisiaca, el visitante sensible, observador y amante de la naturaleza percibirá una sensación intangible, difícil de describir con palabras y que se traduce en un sentimiento que permanecerá para siempre en su memoria. Es magia. Por eso Formentera es la isla invisible del Mediterráneo.

Buena parte de ese secreto radica en lo que no se ve. Es el bosque sumergido que cubre los fondos marinos que rodean la isla. Es el pulmón de oxígeno que garantiza la transparencia de las aguas y la fijación de la arena en sus playas, es lo que hace diferente, única y extraordinaria a esta isla. En ese bosque sumergido habita el ser vivo más longevo del planeta, la Posidonia oceánica, una planta marina capaz de generar oxígeno y atrapar carbono. Un bien natural catalogado por la Unesco en 1999 en la declaración de Ibiza Patrimonio de la Humanidad, y protegido como especie por leyes nacionales e internacionales. Las praderas de posidonia son la joya más valiosa que la naturaleza ha regalado a Formentera y por eso hay que respetarla, protegerla y cuidarla.

Las playas
Cavall d’en Borrás- Ses Illetes y Llevant.
Esta es la línea de playa más codiciada del Mediterráneo tanto por los bañistas como por los amantes de la náutica. Esta larga franja litoral incluye la playa de es Cavall d’en Borrás, ses Illetes y es Trucadors, en pleno Parque Natural de ses Salines de Eivissa y Formentera. Todas estas playas miran al oeste salvo la de Llevant, al este, separada por una fina y frágil franja dunar. Esta playa es menos frecuentada pero igualmente sublime, tanto por la calidad de sus aguas como por la fina arena que la cubre.
Los peatones, los ciclistas y los vehículos de propulsión eléctrica pueden acceder libremente a todas las playas de la zona. Al llegar se encontrarán con un control de acceso al Parque Natural donde las motos, los coches y los quads pagan una tasa de aparcamiento, cuyo precio varía según la época del año. En pleno mes de agosto pueden surgir problemas para acceder al interior de esta zona debido a que todas las plazas de aparcamiento quedan ocupadas por lo que se cierra, por falta de espacio.
En este enclave el bañista tiene una amplia oferta de servicios de playa, hamacas, sombrillas, escuela de vela y varios chiringuitos y restaurantes que ofrecen platos típicamente mediterráneos, destacando el marisco y los arroces.
Estas playas son las más frecuentadas de Formentera, sobre todo en pleno mes de julio y agosto. Sin embargo, el resto de la temporada la afluencia de visitantes ejerce mucha menos presión en este entorno natural. Por eso en temporada baja y media, la zona oeste se convierte en el escenario real de muchos sueños, sobre todo cuando el sol se esconde tras la limpia línea del horizonte ofreciendo un espectáculo visual diferente cada día, con el despliegue de toda la gama de colores, desde el naranja hasta el violeta.

Restaurantes y quioscos
El Tiburón: Quiosco restaurante situado entre los pinos de la playa de Cavall d’en Borras. Comida internacional y elaborados cócteles. Perfectas puestas de sol.
Es Molí de sal: Restaurante situado en el antiguo molino de las salinas, en el Parque Natural, con vistas privilegiadas. Especializado en comida mediterránea, langosta, pescado y arroces. Es uno de los imprescindibles.
El Pirata: Quiosco restaurante situado al principio de la playa de ses Illetes. Langosta, caldereta de marisco y pescado con todo el sabor del mar en una carta en la que no falta de nada.
Joan y Andrea: Restaurante situado en el centro de la playa de ses Illetes. Paella, langosta, pescado y todo tipo de arroces. Conviene reservar.
Es Ministre: Otro establecimiento clásico al final de ses Illetes, con una amplia terraza que mira al mar y una carta especializada en comida mediterránea.
Tanga: Restaurante situado en la privilegiada playa de Llevant, en el Parque Natural de ses Salines, situado en una zona dunar mira al Este. Trato directo y familiar que no renuncia a la genuina comida tradicional con una amplia carta.
Levante: Quiosco de madera pero con amplia terraza perfecto para todo tipo de comidas en familia.

Sa Roqueta-Es Pujols
La costa de Formentera continúa al este con una serie de calas, en forma de media luna, separadas por zonas rocosas y protegidas de la fuerza del mar por arrecifes naturales. En sa Roqueta se ubican una serie de establecimientos hoteleros que se caracterizan por la privacidad y tranquilidad que ofrece su entorno. Avanzando hacia el este se llega a la bahía de es Pujols, la única playa urbana de Formentera. Aquí las posibilidades se multiplican ya que el entorno del pueblo es el que más oferta de alojamientos, apartamentos y hoteles y servicios concentra de la isla. Las tiendas de moda se suceden con los restaurantes, bares, cafeterías y discotecas, proyectando la imagen más comercial y tópica relacionada con las vacaciones.

Restaurantes:
La oferta de es Pujols es tan amplia como variada al ser la única playa urbana de la isla. Se concentran todo tipo de restaurantes, bares y cafeterías, para todos los gustos y estilos.
Destacan los restaurantes Sa Varadero, Es Pinatar, Es Capri, Ma viey el Caminito a las afueras, especializado en cortes de carne argentina a la brasa.

Cala Saona
Esta Cala situada al oeste de Cap de Barbaria, es la más recoleta y acogedora. Cuenta con varios establecimientos de restauración y servicios de playa. Se presenta como una media luna ante el mar, rodeada a ambos lados por varias casetas de barcas de pescadores, declaradas Bien de Interés Cultural (al igual que el resto que jalonan la costa formenterense), y que nos remontan a la tradición pesquera de los habitantes que se sigue manteniendo con una eficaz flota local. Esta playa por su acceso al mar es muy recomendable para niños y personas mayores ya que la entrada al agua resulta muy cómoda.

Restaurantes y quiosco:
Restaurante Sol, especialidad en arroces y pescado fresco.
Restaurante Chacala, comida internacional.
Quiosco Cala Saona: Comida casera y cócteles a la puesta de sol.

Migjorn
Es la playa más larga de Formentera, con más de 6 kilómetros de fina arena. Comienza en la torre de defensa de es Pi des Catalá, un enclave histórico que discurre sobre toda la vertiente sur de la isla. Se trata de una playa en la que se suceden minúsculas calas, aunque es su parte central, es Ca Marí, se encuentra una amplia zona hotelera con todos los servicios. Aquí se suceden diversos tipos de alojamientos como apartamentos y viviendas turísticas que miran al sur. Al final de la misma, en la falda de la Mola, también se encuentra otro importante complejo hotelero de lujo.
En esta zona el visitante podrá disfrutar del Mediterráneo en su esencia y tendrá durante todo el año la opción de elegir entre la costa más frecuentada y entre los lugares más recónditos y aislados.
Otra de las características de la playa de Migjorn son sus típicos chiringuitos, abiertos a diario durante los meses de verano y durante todo el año los fines de semana. Aquí los clientes son tratados como en casa, además de contar con una amplia variedad gastronómica a su elección que ofrecen todos ellos.

Restaurantes:
Sa Platgeta: Restaurante ubicado en una zona privilegiada de la playa de Migjorn, al sur, cerca de la torres d’es Pi des Catalá. Trato familiar y una amplia carta para satisfacer los más exigentes paladares. Pescado fresco, marisco, paella.
Pelayo: Típico quiosco de playa escondido en el bosque. Mantiene la tradición de los antiguos quiscos de los sesenta, con una paella como plato principal que el propietario cocina delante de los clientes y con fuego de leña.
Sol y Luna: Establecimiento familiar con amplia terraza que mira al mar.
Playa Real: En medio de la playa de Migjorn, arroces y pescado fresco.
Vogamarí: Restaurante con una carta que mantiene platos de la comida tradicional de la isla, y que ofrece calidad en todas sus propuestas que concentra lo mejor de la comida mediterránea.<br/ Blue Bar: Mítico establecimiento azul, fundado a finales de los sesenta. Además de restaurante, ofrece veladas musicales a la puesta de sol, con dj’s y actuaciones en vivo.
Fliper: Comida más elaborada y sofisticada al final de la playa, ambiente relajado y cool, con chill, y una sofisticada carta para comer y cenar.
Es Cupinar: Cerca del Hotel Club Riu La Mola, restaurante con una amplia terraza sobre la playa y una carta a base de arroces, marisco y pescado recién capturado.
Es Arenals: Casi al final de la playa, excelente servicio, con una oferta variada de cocina mediterránea en la que no faltan los productos del mar pero tampoco la carne con sello de Formentera, especialmente el cordero, criado en los pastos vecinos.

Quioscos:
En esta playa hay varios quioscos que con el paso del tiempo se han convertido en míticos.Es el caso del Sunsplash, el Pirata bus (otro imprescindible) y el famoso Quiosco de Bartolo, al final de la playa e incrustado en un acantilado bajo, en una zona privilegiada y solitaria.

Ses Platgetes-es Caló
Antes de llegar a la localidad de es Caló de Sant Agustí se encuentra la playa conocida como ses Platgetes, arropada al este por el acantilado de la Mola.
Aquí el baño es especialmente placentero, la orientación de esta playa que mira al este hace que la luz que recibe, al mediodía, tiña sus aguas de un festival de colores que van del esmeralda al azul oscuro. También dispone de un chiringuito.
A pocos metros está es Caló, el primer puerto que conectó en la antigüedad Formentera con Ibiza. Actualmente es un recoleto puerto de pescadores rodeado de casetas refugio de barcas y que mantiene la misma imagen de hace un siglo. La belleza de este entorno ha servido de inspiración a literatos y músicos nacionales e internacionales para escribir libros, pintar cuadros y componer música.

Restaurantes:
Pascual: Especialidad en mariscos, pescados y arroces.
Rafalet: Establecimiento con una larga tradición en pescado fresco, calderetas, arroces y platos típicos de Formentera.
Es Caló: Nuevo restaurante que en poco tiempo a logrado un gran prestigio por la calidad de sus platos y su variedad. Comida mediterránea.

Quiosco
Amoriodio: Un establecimiento situado en ses Platgetes cerca de es Caló que ofrece comida italiana, sin renunciar a la paella. Especialidad en cócteles.

Restaurantes del interior

El Pilar de la Mola.

Can Toni: Restaurante situado cerca de la iglesia, con una carta de platos muy elaborados, incluso sofisticados. La propietaria es la top-model española, Eugenia Silva, que ha impreso su estilo y su gusto estético en todo el local y en la carta.
Pequeña Isla. Carnes a la brasa, en pleno pueblo.
Sant Ferran.
Pizzería Macondo. Veterano y exitoso local con una amplia carta de comida italiana y pizzas.
Fonda Pepe: Su restaurante es un clásico, platos abundantes. Especialidad en pescados y calderetas con una variada carta de comida internacional.
Can Forn: Pequeño restaurante con terraza exterior, especialidad en comida formenterense.

Sant Francesc:
En esta localidad la variedad de la oferta gastronómica es tan amplia como variada. Al ser el pueblo principal, se suceden multitud de restaurantes y cafeterías.
Pa i Vi: Comida casera elaborada y de calidad.
Es Marés: Restaurante del único hotel de ciudad de 4 estrellas de Formentera, en el centro de Sant Francesc. Su carta responde a las más altas exigencias e igual que su bodega.
Ca na Pepa: Bar restaurante, especializado en desayunos y comidas. Se sitúa en una antigua casa payesa.
Can Paciencias: Comida típica de Formentera, en un céntrico callejón de Sant Francesc.
El Matinal: Otro imprescindible para los desayunos de todos los formatos. Empezar el día en este local es tener garantizado el buen humor, gracias a la calidad y frescura de su oferta de repostería, zumos, sándwich, cafés e infusiones.
Cafetería Sant Francisco: Es la cafetería por definición tanto en su oferta como en la distribución de su espacio. Ofrece menú del día y una amplia carta. Comida casera.
Can Carlos: A las afueras de Sant Francesc. Elaborada cocina italiana en un ambiente selecto donde se cuidan todos los detalles.
Restaurante es Cap: En el cruce de la carretera de Cala Saona. Comida casera, especialidad en paellas, todo tipo de arroces, pescado fresco y platos típicos de Formentera.